domingo, 13 de abril de 2014

Escuchen este primer mensaje que les bendecirá la vida, y le formará un carácter en relación a nuestra comunión con el Espíritu Santo. ///BENDICIONES///

https://www.youtube.com/watch?v=G727NKF2gbk




Este es el segundo mensaje que les bendecirá la vida, y le formará un carácter en relación a nuestra comunión con el Espíritu Santo. ///BENDICIONES///

https://www.youtube.com/watch?v=gh5aiWjy_2A






ENLACE PARA OBTENER TODOS LOS ESTUDIOS EN VÍDEO DEL MAESTRO: JOSE N. BRICEÑO A.

"https://www.youtube.com/user/MEEJSS/videos"



miércoles, 5 de febrero de 2014


MEMORIAS DE LA ORDENACIÓN DEL MAESTRO: JOSE N. BRICEÑO A.

Hoy escribo estas letras con tanta seguridad, al ver que han pasado 23 años ininterrumpidos en el ejercicio del Ministerio de la Enseñanza el cual recibí de Dios. Fue un reto y un desafío el dejar un mundo secular para entrar en la esfera espiritual y depender de un Dios que a decir verdad en el tiempo que tenía en el Reino de la Luz muy poco sabia de Él. Hoy puedo entender el reto y el desafío que fue para Abraham el dejar su comodidad, sus recursos, su tierra y su parentela e irse a una tierra que Dios le prometió. No es fácil dejar lo que tienes por ir en pos de lo que te ofrecen. Ese día 5 de febrero de 1991 salí al Ministerio el cual Dios me había y me ha confiado, lleno de temores, e incertidumbres, inseguridad; como lo es normal en todo comienzo.

En este momento que escribo estas líneas con lágrimas, me doy por persuadido que fue la mejor opción, el abandonarlo todo para seguir al Creador del universo. Él nunca me ha fallado y estoy seguro que nunca me fallará. Sigo en esta carrera Ministerial pese a las circunstancia negativas que puedan venir en contra, sé que el que me llamo me sostendrá hasta cumplir en mí su propósito. Hoy entiendo que nada se pierde para ganarlo a Él, como dijo el Apóstol Pablo, “Todo lo tengo como perdida para ganarlo a Él” Sé que al final de la jornada seremos galardonados por la entrega esmerada en lo que Él nos mandó hacer. Y aunque no obtengamos galardones en el futura, nuestra mayor satisfacción es haber servido al Dios vivo.

Por otro lado, le doy gracias a mi amada esposa y a mis queridos hijos por ser tan solidario y compartir con Dios parte de mi tiempo, tiempo que le pertenecen a ellos, que lo puedo decir con seguridad, que en 26 años de casado y de estar conviviendo con ellos, solo he compartido la mitad de ese tiempo, porque gran parte lo he pasado en el ejercicio del Ministerio en el establecimiento del Reino de Dios. Mil gracias doy a mi amada esposa y a mis preciosos hijo, Dios les recompensara por tan gran esfuerzo.

Tampoco me debo olvidar de mis queridos discípulos que tanto tengo, en lo personal los que me siguen en las escuelas, los que ya terminaron su siclo de estudios, los que tengo vía Internet, y aun los que me siguen y no conozco. Mil gracias a todo, ya que ustedes son el objetivo de este Ministerio de la enseñanza; perfeccionar a los santos.

Por igual doy gracias a los que me han asistido de una forma u otra en esta carrera Ministerial que no es nada fácil. ///Bendiciones a todos///




miércoles, 29 de enero de 2014

¿EXISTEN APÓSTOLES EN LA ACTUALIDAD?
El Ministerio Apostólico tenía reseñas distintivas que lo autorizaban y calificaban como tal. Las señales, milagros y prodigios que los Apóstoles mostraban en cada intervención y experiencia Ministerial, no revestían fraude ni fenómenos de espectacularidad farandulera o extravagante. El poder que Cristo les dio como legado a los Apóstoles tuvo un solo propósito: confirmar el mensaje del evangelio. Veamos esta verdad.

“Y ellos, saliendo, predicaron en todas partes, ayudándoles el Señor y confirmando la palabra con las señales que la seguían. Amén” Marcos 16: 20.

Los Apóstoles en unión al llamado ellos fueron envestidos de poder de lo alto y predicaban en todas partes y “confirmaban” la Palabra con las señales de Apóstol. El período de confirmación fue la esencia del Ministerio de los Apóstoles. Ellos llevaban el bendito mensaje del evangelio de Cristo y lo garantizaban con las señales de confirmación. La carta a los Hebreos dice:

“¿cómo escaparemos nosotros, si descuidamos una salvación tan grande? La cual, habiendo sido anunciada primeramente por el Señor, nos fue confirmada por los que oyeron, testificando Dios juntamente con ellos, con señales y prodigios y diversos milagros y repartimientos del Espíritu Santo según su voluntad” Hebreos 2: 3-4.

En este texto aparecen básicamente tres generaciones desde los inicios del Ministerio de Cristo. En primer lugar aparece el Señor, en segundo lugar “los que oyeron” y en tercer lugar los que oyeron a “los que oyeron”.
En otras palabras, el orden señala a Cristo, los Apóstoles y a los que oyeron a los Apóstoles. Lo importante de este análisis, es que el Ministerio de confirmación de la Palabra fue encargada a “los que oyeron”, es decir, a los Apóstoles.

Ellos llevaban la Palabra y la confirmaban con “con señales y prodigios y diversos milagros y repartimientos del Espíritu Santo”, y la Iglesia lo que hacía era perseverar en la enseñanza Apostólica. Hechos 2:42.

“Con todo, las señales de apóstol han sido hechas entre vosotros en toda paciencia, por señales, prodigios y milagros” 2 Corintios 12:12.

Era necesario abordar este análisis debido a que en la actualidad hay muchos que se han autoproclamado “apóstoles” sin señales, sin prodigios, con un mensaje vacío, todo descontextualizado, tergiversado, lleno de manipulación, mentiras, engaños, control. Con el mensaje que presentan hacen mercantilismo, despojando a los feligreses de su dinero y propiedades. Pregonan un mensaje de desgracia, indolente, inmisericorde. Mensaje que no muestran la paternidad de Dios, y que lejos está el cumplimiento de la verdadera cobertura que indica: Paternidad, cobijar, cubrir, proteger, velar, dar provisión. Todo esto está lejos de lo que la Escritura enseña respecto a los Apóstoles. La misión de un Apóstol tiene un respaldo con las credenciales de poder, prodigios, milagros, señales, y gracia; aunado a un mensaje lleno de amor mostrando la paternidad de Dios que solo Cristo entrega, y que de paso lo vivió.

Lamentablemente, en la actualidad la apostasía también ha afectado los Ministerios dentro del cuerpo de Cristo. La antigua idea de distinguir al clero de los laicos, es una tradición dentro del catolicismo Romano pertenecientes a los Nicolaíta, Esto se ha dado en algunos personeros vanidosos dentro de la Iglesia del Señor, al estar desconformes con el solo título de hermano, y en sus razonamientos se ha encumbrado por sobre los demás auto proclamándose apóstoles, como si aquello fuera un grado dentro del escalafón o jerarquía eclesiástica. Pablo como Aposto nunca dijo: “Yo como Apóstol sobre vosotros”. “Él dijo yo como Apóstol entre vosotros”. Todo esto no es más que una de las tantas facetas de las falsas enseñanzas y apostasía reinante dentro del pueblo de Dios.

Otro lo hacen por una sed de prestigio y de competencia, que los embarga, buscando de alguna forma ser promovidos a como dé lugar.

Como maestro creo en el Ministerio del Apostolado, ya que aparece su elección en Efesios 4:11. Pero se debe estar en claro que es un llamado de Dios, y que se requiere una: Capacidad, formación, entrenamiento, preparación; para luego ser enviado al Ministerio por el presbiterio (El conjunto de Ministros) o por un Ministerio calificado, que haya sido debidamente ordenado al Ministerio, sea cualquiera de los cuatro restantes. Esto es confirmado por las Escrituras en Hechos 13: 1.2

“Había entonces en la iglesia que estaba en Antioquía, profetas y maestros: Bernabé, Simón el que se llamaba Niger, Lucio de Cirene, Manaén el que se había criado junto con Herodes el tetrarca, y Saulo. Ministrando éstos al Señor, y ayunando, dijo el Espíritu Santo: Apartadme a Bernabé y a Saulo para la obra a que los he llamado”

En este pasaje, vemos la ordenación de Pablo y Bernabé al Apostolado, el cual Dios uso a un Profeta y un Maestro para su ordenación en el envió a la misión encomendada por Dios a pregonar la buenas nuevas de salvación. Pablo fue enviado al Apostolado catorce años depues de su convercion, y después de haber ejercido el resto de los Ministerios. Por esta razón creo que la persona llamado al Apostolado tuvo que haber ejercido los cuatro Ministerios restantes para llegar a un Apostolado. Pablo afirma esta verdad.

“Para esto yo fui constituido predicador y apóstol, digo verdad en Cristo no miento, y maestro de los gentiles en fe y verdad”. 1ª Timoteo. 2:7.

“Del cual yo fui constituido Predicador, Apóstol y Maestro de los gentiles” 2ª Timoteo.1:11

Aunado a esta verdad, sin lugar a dudas ya Pablo ejercía el pastorado, cosa que es relevante en las cartas pastorales que escribe a Tito, Timoteo, y Filemón.

Por otra parte, las Biblia afirman que un Apóstol en relación a las Escrituras tienes características tales como:

>Es un hombre letrado, altamente preparado en la Palabra.

>Es un amante del del estudio de la Escrituras.

> Es retenedor de ella.

> Es dedicado en tiempo y fuera de tiempo al escudriñar las Escrituras.

> Es un hombre polifacético, exegético, y sistemático en el estudio y la disertación de las Escrituras.

> En su mayoría recibe iluminación de Dios por el Espíritu de la Escrituras que es fuente de verdad que otros no han recibido. Por esta causa lo escucha decir lo que otros no han dicho.

> Las verdades que trasmite confronta, dice verdades inconvenientes, verdades que a muchos no les conviene escuchar por las intereses que tienen que perder, y por el prestigio que cuidan.

> Nunca vende la verdad, es amante de ella, la defiende hasta entregar su vida por, no le importa cuanto y a quien tenga que perder por defenderla.

> Es un hombre que tiene a sus responsabilidad la formación de nuevos discípulos, siempre tiene e a alguien a quien enseñar.

> Es muy imitado, digno de ser seguido, e inspirador, instructor aun con su propia vida.

> Es lleno de amor, de gracia, de fe, de paciencia.

> Es constante en lo que hace.

> Es un hombre lleno de oportunidades.

> Es confiable.

De estas virtudes y características, carecen la mayoría de los que se dicen ser apóstoles en estos tiempos.

Por otra parte, no creo que para ser Apóstol uno de su requisito tenía que haber estado con el Señor, y ser testigo de su resurrección. Pablo en su defensa de su Apostolado echa por tierra esta afirmación.

“¿No soy apóstol? ¿No soy libre? ¿No he visto a Jesús el Señor nuestro? ¿No sois vosotros mi obra en el Señor? Si para otros no soy apóstol, para vosotros ciertamente lo soy; porque el sello de mi apostolado sois vosotros en el Señor” 1 Corintios 9: 1-9.

“Pablo, apóstol (no de hombres ni por hombre, sino por Jesucristo y por Dios el Padre que lo resucitó de los muertos)” Gálatas 1:1

“Más os hago saber, hermanos, que el evangelio anunciado por mí, no es según hombre; pues yo ni lo recibí ni lo aprendí de hombre alguno, sino por revelación de Jesucristo” Gálatas 1:11-12

Pablo reconoce que su apostolado proviene de la elección soberana desde antes de la fundación del mundo:

“Pero cuando agradó a Dios, que me apartó desde el vientre de mi madre, y me llamó por su gracia, revelar a su Hijo en mí, para que yo le predicase entre los gentiles, no consulté en seguida con carne y sangre” Gálatas 1: 15-16.

¿Matías fue un Apóstol de Jesucristo?

La ordenanza era esperar la llegada del Espíritu Santo para comenzar la comisión Apostólica. En otras palabras, los Apóstoles no debían hacer nada sino hasta que se cumpliese la promesa del Señor Jesucristo, la cual se hizo claramente visible el día de Pentecostés.

No obstante, y pese todos estaban unánimes orando en el aposento, algo ocurrió en su humanidad que no está revelado en las Escritura, que los llevo a tomar la decisión para elegir al sucesor de Judas Iscariote.

Creo que Pedro y los demás hermanos se apresuraron en hacer algo antes de la llegada del Espíritu Santo.

“En aquellos días Pedro se levantó en medio de los hermanos (y los reunidos eran como ciento veinte en número), y dijo: Varones hermanos, era necesario que se cumpliese la Escritura en que el Espíritu Santo habló antes por boca de David acerca de Judas, que fue guía de los que prendieron a Jesús y era contado con nosotros, y tenía parte en este ministerio... Es necesario, pues, que de estos hombres que han estado juntos con nosotros todo el tiempo que el Señor Jesús entraba y salía entre nosotros, comenzando desde el bautismo de Juan hasta el día en que de entre nosotros fue recibido arriba, uno sea hecho testigo con nosotros, de su resurrección. Y señalaron a dos: a José, llamado Barsabás, que tenía por sobrenombre Justo, y a Matías. Y orando, dijeron: Tú, Señor, que conoces los corazones de todos, muestra cuál de estos dos has escogido, para que tome la parte de este ministerio y apostolado, de que cayó Judas por trasgresión, para irse a su propio lugar. Y les echaron suertes, y la suerte cayó sobre Matías; y fue contado con los once apóstoles” Hechos: 1: 15-26

Los apóstoles señalaron a dos: A José Barsabás justo y a Matías. Esto revela aún más la poca claridad respecto a lo que estaban haciendo. La elección soberana de Dios jamás se manifiesta de este modo debido a que anulamos la proyección eterna que esta tiene. El Apóstol que debía asumir como el número doce, estaba de antemano señalado por Dios y no por hombres. Ante la indecisión de señalar al definitivo sucesor de Judas, los apóstoles acudieron a un método bastante típico entre los judíos. (Números. 33:54; 1ª Samuel. 14:42. 1ª Crónicas. 24:5), echaron suertes para la elección.

Sin embargo, la labor de escoger a un Apóstol siempre fue una prerrogativa del Señor.

En conclusión al tema, la proliferación de los apóstoles en estos tiempos ya fue descrita y anunciada por el Apóstol pablo. Y al final del programa de Dios, serán juzgados los que se dicen ser apóstoles y no lo son. Hoy se atribuyen un apostolado que mañana en el juicio les costara la reducción de los galardones.

“Porque éstos son falsos apóstoles, obreros fraudulentos, que se disfrazan como apóstoles de Cristo…” 2ª Corintios. 11:13

“Yo conozco tus obras, y tu arduo trabajo y paciencia; y que no puedes soportar a los malos, y has probado a los que se dicen ser apóstoles, y no lo son, y los has hallado mentirosos;…” Apocalipsis 2:2.

E-mail: meejesussoberano77@hotmail.com / josebriceno77@hotmail / josebricenoa77@gmail.com
Busca los estudios en videos del Maestro: José N. Briceño A. por YOU TUBE
Conéctate por FACEBOOK / http://maestrojosebriceno.blogspot.com/
Telf. 0416-8607602/ 0414.650.99.92/ 0261.7373387.
Venezuela-Maracaibo-Zulia



martes, 28 de enero de 2014

LA VIVENCIA EN LOS PRINCIPIOS DEL REINO DE DIOS, ES FACTOR DETERMINANTE PARA LLEVAR CON ÉXITO UN MINISTERIO.

La vivencia en lo que hemos aprendido en los principios de Dios, es un factor muy determinante para conducir a otros a la perfección, y a la consolidación.

Los Apóstoles instaron mucho acerca de la vida intachable en la que nos debemos conducir para apacentar la grey de Dios.

Es de suma importancia en el sistema del Reino de Dios, el ser perfeccionado para mantenerse en el propósito de Dios y ser promovido en el. Pablo dijo a Timoteo “Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad…” (2ªTimoteo 2:15)

El original lo expresa como sigue “Pon diligencia en ti mismo ser aprobado para presentarte ante Dios como un obrero que no tiene de que avergonzarse, que usa correctamente la Palabra de la verdad”

El término procurar que se utilizó en el griego da la idea de: la diligencia, el apresurarse, ser celoso, con un arduo deseo, con una intensa pasión; entre otros.

El término “presentarse” del griego es “Parastesai” que tiene que ver con el estar ante un escenario como un modelo a seguir, con una figura ilustrativa como ejemplo cabal, como una figura digna de ser imitada.

El término Aprobado viene del griego Dokimos que describe lo que fue hallado acto útil para el servicio.

Este término (aprobado) es utilizado para hacer referencia al oro o la plata, que por el fuego han sido purificados de toda aleación y que al ser analizado minuciosamente después de dicho proceso queda apto y útil para ser presentado en el mercado.

Cuando Pablo le dijo a Timoteo “Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad…”

Según las características de los términos antes mencionado y analizados, lo que le quiso decir fue: “Timoteo trata de mantenerte en los principios del Reino, en el carácter de Dios y en sus demandas, en sujeción, en sumisión y en obediencia; haciendo una vivencia lo que has aprendido de su Palabra, para cuando seas analizado por Dios estés acto para ser promovido en el Reino”.

Pablo antes de su partido, le encarga a Timoteo ciertas virtudes que lo mantendrán activo y promovido en el Reino de Dios en el ejercicio del Ministerio. Ninguna persona que estuviera en el lugar de pablo, condenado a morir, pasando sus últimas horas en un oscuro calabozo, escribe una carta a su discípulo con tanta pasión y ahínco, transcribiéndole principios que no tuvieran importancia. El apóstol sabía que estos principios mantendrían en pie y en ejercicio a su más amado discípulo, para que llevara a cabo la obra que él le encomendó.

>Se fuerte en la gracia. Por lo que indica ser un Ministro de gracia.
>Ser fiel para delegar a otros la tarea encomendada, no la retengas.
>Ser valiente como un soldado.
>Ser disciplinado como un atleta.
>Ser esforzado como un agricultor.
>Ser diligente como un obrero.
>Ser humilde y amable como siervo.
>Se diligente en el estudio de la palabra.
>Sé un buen maestro a tiempo y fuera de tiempo.
>Ser motivo de inspiración en lo que haces y enseñas.

Por otra parte pablo insta a Timoteo a no vivir de apariencia en la fe.

“Doy gracias a Dios, al cual sirvo desde mis mayores con limpia conciencia, de que sin cesar me acuerdo de ti en mis oraciones noche y día; 4deseando verte, al acordarme de tus lágrimas, para llenarme de gozo; 5trayendo a la memoria la fe no fingida que hay en ti, la cual habitó primero en tu abuela Loida, y en tu madre Eunice, y estoy seguro que en ti también. 6Por lo cual te aconsejo que avives el fuego del don de Dios que está en ti por la imposición de mis manos. 7Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio” 2ª Timoteo 3.7.

La moral, la integridad, la ética, y la equidad; es como un gran piso, que con derechos podemos desarrollar nuestra fe, podemos ejercer autoridad, y podemos ser administradores de los bienes del Reino. Por lo contrario perderíamos ante Dios y el mundo que nos rodea todos los derechos para seguir fungiendo en el llamado que hemos recibido de Dios.

Para darle fuerza al tópico acerca del domino propio, voy a presentar cuatro grandes virtudes en las que se movió el patriarca Job el cual lo llevaron hacer muy prospero ante los ojos de Dios. Leamos primero el pasaje que muestran sus riquezas, y luego analizaremos las virtudes en las que se movió y se mantuvo para obtener todos estos bienes.

…y poseía una hacienda de siete mil ovejas, y tres mil camellos, quinientas yuntas de bueyes y quinientas asnas, además de una servidumbre muy numerosa. Este hombre era el más rico entre todos los Orientales.

Entonces el Señor le dijo :(hablando con satanás) "¿Te has fijado en mi servidor Job? No hay nadie como él sobre la tierra: es un hombre justo y recto, temeroso de Dios y apartado del mal". Job: 1.8.

Analicemos estas virtudes:

Justo: Relativo a sus obras, su manera de conducirse en la vida. Esto es obra de justicia.

Recto: Relativo al motivo del corazón, a los móviles que lo llevaban hacer las cosas.

Temeroso de Dios: Relativo a su devoción, adoración, a una entrega.

Apartado del mal: Relativo a una determinación, una decisión, tiene que ver con el dominio propio.

Charles Swindoll plasmo en uno de su libro una verdad que me hizo reflexionar en grande, él dijo:

“Podemos seguir siendo el mejor cirujano del mundo, siendo el más grande de los promiscuos”.

“Podemos seguir siendo el mejor juez de una nación, siendo el más arrogante y soberbio que haya existido en el mundo”.

“Podemos seguir siendo el magnate más prestigioso de las naciones con los más altos niveles de corrupción financiera en la que se haya vivido”.

“Pero nunca, nunca, nunca; podemos desarrollar en éxito el Don Ministerial que hemos recibido de Dios sumergidos en el pecado. Porque el Don Ministerial no es una Profesión es una Vocación es un llamado, y te debes a un ser que su naturaleza es pura santidad”.

No te engañes, Dios no puede ser burlado, lo que tu siembra lo vas a recibir. En Dios no hay atajo como para caerle adelante.

Charles Swindoll, le dijo a Dios en una de sus oraciones al ver la urgencia que hay en nuestras congregaciones de la vida de santidad en nuestros ministerios, dijo: “Señor porque los tiempos de Safira y Ananías no vuelven” El cual tuvo una respuesta muy acertada: “Si esos tiempos volvieran, cada templo en su sótano tendría que tener una morgue para depositar los muertos que hubieran”

“Conforme Yo comencé la obra la voy a terminar, voy a marcar un precedente en los tiempos fínale como lo marque en el principio de una Iglesia naciente. Yo vengo a buscar una Iglesia sin manchas ni contaminación”

Juan el Apóstol dice: “Hijitos, guardaos de los ídolos” 1ª Juan 5:21.

Según el pensamiento del que escribe y el contexto, el término “ídolo” que aparéese en el pasaje no se refiere a imágenes, sino a todo lo que el mundo te ofrece que te llama la atención, dándole lugar en tu vida fascinándote por completo, pasando a tener dominio de ti quitándole a Dios el lugar que le pertenece.

Hay cuatro áreas en las que te tienes que guardar, y evitar caer en ellas. De lo contrario estarás creando un ídolo que ocupara el lugar de Dios, y a su vez crearas un Franqueasteis, un mostró que no vas a poder dominar.

I) La Fortuna: La codicia al dinero, si no tienes dominio de ella te destruirá. Pablo dijo: “Porque raíz de todos los males es el amor al dinero, el cual codiciando algunos, se extraviaron de la fe, y fueron traspasados de muchos dolores” 1ª Timoteo 6:10.

La codicia al dinero puede llevar a una persona a: Mentir, engañar, traicionar, competir, difamar, calumniar, cometer acto de homicidio; entre otros. Y finalmente lo puede conducir a su propia destrucción. El ejemplo más claro lo tenemos en Judas que por dinero traiciono a su mejor amigo, a su maestro.

El amor al dinero trae como resultado: tentaciones, codicias, ruinas, perdición, competencia, traición, celos, envidia, engaños, mentiras, hasta extravíos de la fe, entre otras cosas. Por esta causa es de suma importancia mantener un motivo muy correcto para la adquisición del dinero. Todas estas acciones negativas son frutos de una raíz llamada el “amor al dinero”.

El término “Amor” en referencia al dinero como lo presenta Pablo en su escrito a Timoteo es del griego “Philarguria” que indica una codicia interna llena de perversidad y lujuria, la cual es una raíz de donde procede y se alimenta cualquier tipo de acción negativa con el fin de conseguir un objetivo, que en este caso es enriquecerse a costa de cualquier precio.

El amor al dinero en su philarguria tiende hacer a una persona egoísta. Si lo que le mueve es el deseo de riquezas, no le importa sus semejantes ni lo que estos tengan que perder para él obtener todas las ganancias y quedarse con la mejor parte. El deseo de riquezas fija el pensamiento de una persona en sí mismo, convirtiéndose los demás en meros instrumentos que usa y utiliza para lograr su objetivo, y en otro caso ve a sus semejantes como obstáculos para obtener riquezas y busca la forma de cómo quitarlos del paso.

Por causa de la philarguria los valores se pierden y se corrompen, hasta el punto que vale más el dinero que los valores intrínseco que Dios puso en el ser humano en su creación.

En el verso once al diecinueve del mismo capítulo Pablo le presenta a Timoteo las virtudes de un hombre lleno del ágape de Dios que es el contraste de la Philarguria, y a su vez le da mandamiento de batallar en contra de este flagelo que lo puede llevar el caos o a la destrucción total. Observemos el pasaje.

“Más tú, oh hombre de Dios, huye de estas cosas, y sigue la justicia, la piedad, la fe, el amor, la paciencia, la mansedumbre. Pelea la buena batalla de la fe, echa mano de la vida eterna, a la cual asimismo fuiste llamado, habiendo hecho la buena profesión delante de muchos testigos. Te mando delante de Dios, que da vida a todas las cosas, y de Jesucristo, que dio testimonio de la buena profesión delante de Poncio Pilato, que guardes el mandamiento sin mácula ni reprensión, hasta la aparición de nuestro Señor Jesucristo, la cual a su tiempo mostrará el bienaventurado y solo Soberano, Rey de reyes, y Señor de señores, el único que tiene inmortalidad, que habita en luz inaccesible; a quien ninguno de los hombres ha visto ni puede ver, al cual sea la honra y el imperio sempiterno Amén. A los ricos de este siglo manda que no sean altivos, ni pongan la esperanza en las riquezas, las cuales son inciertas, sino en el Dios vivo, que nos da todas las cosas en abundancia para que las disfrutemos. Que hagan bien, que sean ricos en buenas obras, dadivosos, generosos; atesorando para sí buen fundamento para lo por venir, que echen mano de la vida eterna.

Pablo no dijo que lo malo está en tener dinero, sino en tener “amor al dinero”.

Tenga presente, que toda persona que se mueva en Philarguria lleno de perversidad y lujuria a causa del dinero, su crecimiento y su estado financiero quedara interceptada por la providencia Divina por causa de cercenar la posibilidad de recibir de Dios los más grandes recursos financieros.

II) La Fama: Relativo a la sed de prestigio, el ser aplaudido y reconocido. Alguien dijo, que la sed de prestigio es más tentadora que las riquezas mismas, que por igual te pueden desviar de la fe e impulsarte a cometer actos impuros con el fin de alcanzar el estrellato. La sed de prestigio es un principio satánico que viene del mismo infierno. La sed de prestigio te lleva a competir, codear, mal imponer, censurar, difamar; entre otras cosas con el fin de conseguir o mantener el estrellato.

Nelson Ned dijo en una entrevista en relación al prestigio, que el aplauso es orgásmico, es afrodisiaco, dijo que la cocaína es un té de manzanilla en comparación a los efectos que produce los aplausos.

El principio en el sistema del Reino de Dios es diferente. Jesús dijo: “El que quiera ser servido tiene que aprender a servir. El que quiere ser grande, tiene que hacerse pequeño”

“El que es el mayor de vosotros, sea vuestro siervo. Porque el que se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido” Mateo 23:11.12.

“Hubo también entre ellos una disputa sobre quién de ellos sería el mayor. 25Pero él les dijo: Los reyes de las naciones se enseñorean de ellas, y los que sobre ellas tienen autoridad son llamados bienhechores; 26mas no así vosotros, sino sea el mayor entre vosotros como el más joven, y el que dirige, como el que sirve. 27Porque, ¿cuál es mayor en el Reino de Dios, el que se sienta a la mesa, o el que sirve? ¿No es el que se sienta a la mesa? Mas yo estoy entre vosotros como el que sirve” Lucas 22:24.27.

Reitero la sed de prestigio es una influencia satánica que procede del mismo infierno. Por esta causa podemos ver el contraste que se dio en Jesús en comparación a Satanás. Satanás sin ser Dios quiso ser igual a Dios, y Jesús siendo Dios no estimó el ser igual a Dios.

“Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús, el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse,…” Filipenses 2:5:6.

En relación a esto el Señor me dijo: “Trabaja desde la sombra, en el anonimato. Deja que sea Yo quien te suba al escenario, te levante el telón, y prenda las luces”

III) El Poder: deseo de controlar y estar sobre otro.


IV) Placer Sexual: Cualquier tipo de Fornicación. Entendiendo que fornicación es el término Phorneia que significa: Todo acto sexual ilícito delante de Dios aun dentro del matrimonio.

La fornicación en relación a la pornografía.

>La pornografía ingresa al mundo del individuo pasivamente en pequeñas porciones hasta volverlo adicto dependiente de ella.


> La pornografía mina y debilita la conciencia, es el más grande hurtador de nuestras épocas ya que saquea el buen carácter hasta llevarlo a ser anormal, depravado, y feo.

>La pornografía es como un oasis, un mundo de fantasía, una oferta vacía, hueca; es como un abismo, un hoyo sin fondo de donde muchas veces sus víctimas no pueden salir.

>La pornografía es como el gran monstruo que creo aquel gran científico llamado frankenstein, cuyo monstruo mato a su creador. Es una fuerza que se revierte en contra de su hacedor causando en la mayoría de los casos la destrucción total.

> La pornografía lleva a sus víctimas en forma intensiva en adicción, a la indecencia, la degradación, la perversidad, a la inmoralidad, y al sadomasoquismo; degradando la vida de los hombres, destruyendo sus familias, finanzas, salud, trabajos, ministerios, el propósito de Dios; entre otras cosas.

Toma en cuenta esta verdad, en la única área en relación a la tentación que no estaremos altamente preparados para resistirla es el área de la fornicación, por esta causa Pablo nos manda a huir de ella. (1ª Corintio 6:18) José el amado salió ileso de la tentación en el área de la fornicación porque huyó de ella.

Para ser libre de las garras de la tentación en el área de la fornicación, no se necesitan las fuerzas de Sansón sino la velocidad de José. Sansón con todas sus fuerzas no pudo con la fornicación, José con su velocidad fue libre de ellas.

En conclusión al tópico, el tener dominio sobre estas cosas es producto de tener un carácter formado en línea con los principios del Reino de Dios.

Un hombre con el carácter ajustado a las demandas de Dios, siempre tendrá sentido de conveniencia, tomando decisiones sabias evitando que la vida se le desmorone. Él sabe que es lo que le conviene, y por tal sentido vive una vida sobre las tentaciones y las ofertas de la vida. Pablo tuvo siempre un sentido de conveniencia y esto lo llevó a ser un triunfador en la vida. Él dijo: Todas las cosas me son lícitas, más no todas convienen; todas las cosas me son lícitas, mas yo no me dejaré dominar de ninguna. 1ª Corintio 6:12.13.

“Todo me es lícito, pero no todo conviene; todo me es lícito, pero no todo edifica” 1ª Corintio 10:23.

Pablo En Romanos presenta el sentido de conveniencia en contraste a lo que conviene.

“Y como ellos no aprobaron tener en cuenta a Dios, Dios los entregó a una mente reprobada, para hacer cosas que no convienen; estando atestados de toda injusticia, fornicación, perversidad, avaricia, maldad; llenos de envidia, homicidios, contiendas, engaños y malignidades; 30murmuradores, detractores, aborrecedores de Dios, injuriosos, soberbios, altivos, inventores de males, desobedientes a los padres, necios, desleales, sin afecto natural, implacables, sin misericordia; quienes habiendo entendido el juicio de Dios, que los que practican tales cosas son dignos de muerte, no sólo las hacen, sino que también se complacen con los que las practican”
Romanos 1:28.32.

David el rey tuvo sentido de conveniencia.

David sabía por sentido de conveniencia después de la caída que tuvo con Betsabé, que todas las y tentaciones que venían a él para desviarlo del propósito de Dios no les eran favorable, por tanto rechazo todas esas cosas ministrando al alma con un espíritu convencido de la verdad.

“Bendice, alma mía, a Jehová, y bendiga todo mi ser su santo nombre. Bendice, alma mía a Jehová, y no olvides ninguno de sus beneficios. Él es quien perdona todas tus Iniquidades, El que sana todas tus dolencias; El que rescata del hoyo tu vida, El que te Corona de favores y misericordias; El que sacia de bien tu boca de modo que te rejuvenezcas como el águila” Salmo 103:1.5.

David con un espíritu muerto en cuando a vida eterna, le ministró a un alma que estaba latente. Nosotros con un espíritu lleno de la vida de Dios nos dejamos dominar por un alma que está, entronada, y viciada por no ser perfeccionada o santificada por Dios.

Pablo habla y trata del suicidio del alma cuando dijo: “Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, más vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí” Gálatas 2:20.

Bajo un sentido de conveniencia Pablo le insta a Timoteo que se ejercitara en la piedad.

“Si esto enseñas a los hermanos, serás buen ministro de Jesucristo, nutrido con las palabras de la fe y de la buena doctrina que has seguido. Desecha las fábulas profanas y de viejas. Ejercítate para la piedad;” 1ª Timoteo 4:6.7.

El término ejercítate es un verbo derivado del terminan en griego “Gimnasio”. Etimológicamente el texto en el griego le da un sentido más amplio, por lo cual pablo lo que le dijo a Timoteo fue: “Entrena tu alma en forma integral con vista a la piedad, para que puedas tener sentido de conveniencia y puedas discernir entre el bien y el mal”

Engruesa y fortalece los músculos de la santidad, para que ante las tentaciones del mal y las ofertas engañosas de la vida, puedas ser resistente, teniendo sentido de conveniencia, desarrollando el dominio propio pasando a ser cabal en el reino y Dios pueda llevar a cabo en ti su propósito.

El simple hecho de entender que lo que me ofrece el mundo o el tentador destruye el propósito de Dios en mí, y con el las demás cosas, es suficiente para tener un sentido de conveniencia y accionar en el dominio propio y no optar por estas cosas y decidir por aquello que le agrada Dios y me mantiene en su propósito siendo de bendición para mi vida.

E sido testigo de hombres de Dios que no tuvieron un sentido de conveniencia y por tal causa no tuvieron dominio sobre la vanagloria de la vida (igual decir la sed de prestigio), sobre la codicia por el dinero, y la fornicación: y se dejaron llevar por estos flagelos y fueron traspasados de muchos dolores, Perdiendo el derecho de ejercer el Ministerio, su hogar, la salud, entre otras cosas.

Alguien dijo: Dale dinero, y fama al que nunca tuvo y sabrás quien es, dale poder al que no tiene y lo conocerás mejor. Cuando alguien recibe de Dios: poder, dinero, fama, prestigio; y se mantiene en los principios del Reino, siempre será aprobado por Dios para seguir recibiendo de Él, pero cuando alguien cambie su manera de ser por causa de tener estos bienes, no es que cambió sino que está manifestando lo que siempre ha sido, y tal persona no es confiable para Dios en los asuntos del Reino.

Una de las virtudes que nos va a llevar a tener sentido de conveniencia, de traslado, y caminar en dominio propio, es el estar persuadido en lo absoluto de la verdad de Dios concerniente a su Reino. El término persuasión del griego es: peismone, término relacionado con peitho que significa en la voz activa: prevalecer sobre o ganarse a. persuadir es indusir un cambio de manera de pensar mediante la percepcion interna afectando en lo positivo la razón llevandola a una consideraciones morales. En la voz pasiva persuadir indica: Creer, dar credito,obedecer, estar seguro, confíado, plenamente sujestionado.

El estar persuadido no es un convensimiento en el alma, es una aceptacion absoluta, despòtica, absorvente, donde la persona queda plenamente e identificada con la realidad, quedando sellado por la verdad que no hay lugar para dar un paso atrás. Este fue el caso de Timoteo, una birtud que pudo ver Pablo en él cuando le escribio y le dijo: “Pero persiste tú en lo que has aprendido y te persuadiste, sabiendo de quién has aprendido; y que desde la niñez has sabido las Sagradas Escrituras”.

Tenemos el caso de los discipulos que estubieron tres años y medio con jesus, y según el testimonio que da las Escrituras, ellos tenia un mero convencimiento en el alma de las cosa que oyeron y vieron en Jesús, pero no estaban persuadidos en el espiritu del asunto. El hecho de que Pedro haya negado a Jesus con maldiciona es una señal de la impersuacion en él . Era tanto la inseguridad que habia en los discipulos que despues de la muerte de Jesus, Pedro y algunos de sus compañeros volbieron a sus oficios. Lo que les dio la persuacion interna espiritual a los discipulos fue la resurreccion de Jesús, hasta el punto que la mayoria de ellos estubieron dispuesto a entregar su vida.

Tenemos el caso del Apostol Pablo, confrontado por Jesús camino a Damasco, tratado con palabras profeticas por Ananias, ( Hechos 9:1,16) no fue persuadio en lo absoluto de la verdad, tuvo Dios que trasladarlo hasta el tercer cielo y mostrarles las verdades y los misterios del Reino para producir en él una persuacion absoluta y definitiva. 2ª Corintios 12:1.4.

Hasta que no seamos persuadidos de la verdad, no habra entrega, renuncia, abstinencia, responsabilidad, seriedad, compromiso, dedicacion, constancia, perseverancia; siempre viviremos una vida bacilante en la verdad, ciendo desleales al conjunto de la Deidad.


E-mail: meejesussoberano77@hotmail.com / josebriceno77@hotmail / josebricenoa77@gmail.com
Busca los estudios en videos del Maestro: José N. Briceño A. por YOU TUBE
Conéctate por FACEBOOK / http://maestrojosebriceno.blogspot.com/
Telf. 0416-8607602/ 0414.650.99.92/ 0261.7373387.
Venezuela-MaracaiboNuvipa Estado Zulia

viernes, 24 de enero de 2014

EL AGENTE Y LOS ELEMENTOS QUE DIOS USA PARA LA SANTIDAD DEL HOMBRE.
Además de tener sus elementos, Dios tiene un agente, que es el Espíritu Santo.
El Espíritu Santo es el encargado de mostrarnos la verdad de Dios, de guiarnos y conducirnos en justicia (1ª Corintio 6:11; Romanos 15:16; 1ª Pedro 1:2).

Jesús dijo -refiriéndose al Espíritu- Él tomará de lo mío y se los hará saber (Juan 16:14), y el Apóstol Pablo dijo que el Espíritu escudriñará la mente del Padre y se lo revelará a la Iglesia (1ª Corintios 2:10.13). De modo que no hay nada que sepamos de Dios y de sus propósitos si no es por el Espíritu, y no hay un alcance de nivel de Santidad que Dios logre en nosotros si no es por el Espíritu.

Pero debemos tomar en cuenta, que el Espíritu Santo por sí solo no puede conducirnos a la Santidad; no descarto que con su presencia nos pueda inspirar, instar y darnos el deseo de vivir en Santidad, pero le es imposible conducirnos a la Santidad sin los elementos de cooperación utilizados en el proceso de santificación.

La Santidad viene como producto de tener una información y un conocimiento del carácter, la voluntad y los preceptos de Dios; y, por consiguiente, someternos y ajustarnos a ellos, y esta información y conocimiento vienen a través de estos elementos de cooperación.

ELEMENTOS DE COOPERACIÓN PARA LA CONDUCCIÓN A LA SANTIDAD.
Estos elementos son: La Palabra, los dones Ministeriales, y los dones Espirituales. Estos elementos de santificación son medios para alcanzar un fin, el cual es un estado de Santidad para ser santo.

LA PALABRA: La Palabra es el complemento del Espíritu para llevar a cabo su obra. Veamos algunos ejemplos Bíblicos, usando algunos pasajes paralelos que tienen un mismo sentido:

Juan 3:5 “...De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios”.

1ª Pedro 1:22.24 “Siendo renacidos, no de simiente corruptible, sino de incorruptible, por la palabra de Dios que vive y permanece para siempre”.

Si observamos, el nuevo nacimiento lo produce el Espíritu Santo por una palabra.
Mateo 12:28 “Pero si yo por el Espíritu de Dios echo fuera los demonios;...”

Mateo 8:16 “Y cuando llegó la noche, trajeron a Él muchos endemoniados; y con la palabra echó fuera a los demonios,...”

Jesús llevó a cabo la expulsión del demonio con una palabra específica mediante el Espíritu.

Después del Espíritu Santo, la Palabra es el fundamento y elemento principal de la Santidad.

"Pero nosotros debemos dar siempre gracias a Dios respecto a vosotros, hermanos amados por el Señor, de que Dios os haya escogido desde el principio para salvación, mediante la santificación por el Espíritu y la fe en la verdad" (2ª Tesalonicenses 2:13.17)

La oración o la vida devocional nos puede inspirar o darnos un sentido de Santidad, pero lo que produce la Santidad es la Palabra cuando nos sometemos a ella. Jesús dijo:

“Santifícalos en tu verdad; tu palabra es verdad”. (Juan 17:17).

“...y todo pámpano que lleve fruto, lo limpiaré, para que lleve más frutos, ya vosotros estáis limpios por la palabra que os he hablado”. (Juan 15:2.3)

El Salmo 119:9, dice: “¿Con qué limpiará el joven su camino? Con guardar tu palabra”.

El Salmo 119:11, dice: “en mi corazón he guardado tus dichos, para no pecar contra ti”.

LOS DONES MINISTERIALES: 
Jesús constituyó -según Efesios 4:11.12-, cinco oficios ministeriales con el propósito de perfeccionar a los santos.

El término “perfección” viene del griego “Katartismo”, que indica ajustar con la plena preparación y la formación de un carácter, madurar, completar, equipar.

Los Ministerios también fueron constituidos para edificar al Cuerpo. El término edificar viene del griego “Oikodomeo” que indica: Promover el crecimiento espiritual, desarrollando el buen carácter de la Iglesia.

Cabe destacar que estas dos características forman parte del pastorado, que viene del término apacentar, del griego “Bosko”, que indica: alimentar, instruir, proveer comida, cuidar.

El único elemento que un ministro tiene para alcanzar los objetivos antes mencionados es la Palabra. Para ello necesitamos Ministerios que sepan trazar bien la Palabra, que sean amantes de su estudio y que dediquen y tengan el tiempo para hacerlo. (1ª Timoteo: 4:13).

Una de las características de un Ministerio calificado para perfeccionar, es que usa bien la Palabra y es retenedor de ella. El término usar del griego es “Orthotomeo” y su equivalente en el español viene a ser “Trazar”. (2ª Timoteo 2:15)

Trazar: Indica cortar por lo recto. Es un término compuesto del Griego orthos- recto = temno- cortar.

Trazar: No tiene que ver con dividir ni cortar por la mitad, sino con el buen trato y el verdadero significado de las cosas. Es no exponer una eiségesis, o decir lo que las Escrituras dicen, sino transmitir lo que ellas quieren decir.

Trazar: No da la idea de la descontextualización de los pasajes de las Escrituras, sino la enseñanza en una forma sistemática, exegética, y polifacética; de manera precisa, acertada para dirigir los pasos de otros.

Retenedor: Viene del griego “Antecho” y su equivalente en español es estimar.

Estimar: Que indica “ser adicto a”. También da la idea de mantenerte en una forma adherida con el fin de no dejártela quitar. Tiene que ver con aquello que viene a ser inherente en ti, algo que es parte de tu naturaleza, de tu existir, de tus propiedades.

Estas dos grandes virtudes sólo se pueden encontrar en aquellos que son amantes de las Escrituras y diligentes para el estudio de ellas. Sólo a través de estos Ministerios calificados con estas grandes virtudes, un pueblo puede alcanzar madurez, que equivale a una vida de Santidad.

LOS DONES ESPIRITUALES: 

A través de los Dones Espirituales, el Espíritu Santo puede hacer ciertas correcciones e instrucciones en lo personal para dirigirte a la verdad, formando un carácter de Santidad y conducirte a ella. Debemos entender que los dones, como elementos de santificación, son su última opción. ///Bendiciones///


https://www.youtube.com/watch?v=9xq_8ZBkS6o&feature=youtu.be


E-mail: meejesussoberano77@hotmail.com / josebriceno77@hotmail / josebricenoa77@gmail.com
Busca los estudios en videos del Maestro: José N. Briceño A. por YOU TUBE
Conéctate por FACEBOOK / http://maestrojosebriceno.blogspot.com/
Telf. 0416-8607602/ 0414.650.99.92/ 0261.7373387.
Venezuela-MaracaiboNuvipa Estado Zulia

jueves, 23 de enero de 2014

EL AYUNO NO ESTÁ PRESENTADO EN LAS ESCRITURAS EN FORMA IMPERATIVA, NI IMPOSITIVA EN MANDAMIENTO COMO PARTE DE LA VIDA DEVOCIONAL DEL CREYENTE. Y TAMPOCO ES UN MEDIO DE CONDUCCIÓN PARA LA SANTIDAD.

Algunos han interpretado Mateo 9:14.15 como un mandamiento para que los cristianos ayunen. En realidad Jesús estaba simplemente anunciando lo que sucedería a causa de su muerte. Mientras Jesús estuviese con sus discípulos en la tierra no era apropiado que ellos ayunaran, llegaría el momento que el esposo les sería quitado y entonces ayunarían, caso que sucedió en la muerte de Jesús, pero la ausencia del esposo solo se dio por tres días, después de su resurrección y especialmente después del maravilloso derramamiento del Espíritu Santo no tendrían que ayunar en lamento porque no había causa o razones para hacerlo.

“Entonces vinieron a él los discípulos de Juan, diciendo: ¿Por qué nosotros y los fariseos ayunamos muchas veces, y tus discípulos no ayunan? Jesús les dijo: ¿Acaso pueden los que están de bodas tener luto entre tanto que el esposo está con ellos? Pero vendrán días cuando el esposo les será quitado, y entonces ayunarán” Mateo 9:14.15.

En el Nuevo Testamento se registran casos fortuitos y selectos donde los creyentes ayunaron en ocasiones especiales, por ejemplo: Cuando Bernabé y Pablo fueron apartados para el Apostolado.

“Había entonces en la iglesia que estaba en Antioquía, profetas y maestros: Bernabé, Simón el que se llamaba Niger, Lucio de Cirene, Manaén el que se había criado junto con Herodes el tetrarca, y Saulo. 2 Ministrando éstos al Señor, y ayunando, dijo el Espíritu Santo: Apartadme a Bernabé y a Saulo para la obra a que los he llamado. 3 Entonces, habiendo ayunado y orado, les impusieron las manos y los despidieron” Hechos 13:1.3.

Cuando constituyeron ancianos en nuevas congregaciones.

“Y constituyeron ancianos en cada iglesia, y habiendo orado con ayunos, los encomendaron al Señor en quien habían creído” Hechos 14:23.

Pero el ayuno no aparece en el Nuevo Testamento en una forma imperativa ni impositiva de parte de Dios como ordenanza devocional hacia el creyente, de modo que nadie puede ni debe establecer el ayuno como ejercicio en la vida devocional. El ayuno no se debe imponer ni prohibirse, eso queda a merced de cada creyente el hacerlo.

El caso registrado en Mateo 17:21, cuando Jesús mencionó la posibilidad que un demonio puede ser expulsado con oración y ayuno; el termino ayuno fue añadido en las traducciones bíblicas ya que Jesús no hizo
mención en este pasaje del ayuno como fuerza espiritual para echar fuera un demonio.

Si te sientes bien ayunando hazlo para Dios en forma personal, si no quieres ayunar nadie te puede obligar hacerlo. No te sientas mal cuando otros lo hacen y tú no lo haces.

Pablo en Romanos, 14:56 dice: “... El que come, para el Señor come,..., y el que no come, para el Señor no come.”

Lo otro que debemos tomar en cuenta es que Jesús no hizo del ayuno un estilo de vida, Jesús fue un hombre de oración pero el ayuno no formó parte de su vida devocional. Los cuarenta días de ayuno registrados en la Biblia se dieron por circunstancias debido al lugar donde Jesús estaba (en el desierto), el ayuno en Jesús no salió de la disposición de Él, las Escrituras son claras al decir que Jesús fue llevado al desierto por el Espíritu para ser tentado no para ayunar, la abstención de alimento se dio por causa de las circunstancias y la condición en la que Jesús estaba, no fue un ejercicio devocional que salió de su disposición, el ayuno no era el estilo de Jesús y por esta causa era criticado (Mateo 11: 18-19), inclusive lo llamaban “comilón y bebedor de vino”.

“Porque vino Juan, que ni comía ni bebía, y dicen: Demonio tiene. Vino el Hijo del Hombre, que come y bebe, y dicen: He aquí un hombre comilón, y bebedor de vino,…” Mateo 11:18.19.

En otro caso es bueno resaltar que los creyentes no estaban obligados a ayunar en la celebración de la Cena del Señor. Esto se deja ver claro cuando Pablo corrige los abusos que se habían introducido sutilmente en dicha celebración, Pablo dijo: “Pues que, ¿no tenéis casas en que comáis y bebáis?...”.

Si observamos bien el pasaje podemos entender que Pablo para evitar ciertos abusos, los manda a comer y beber en casa antes de venir a la cena, no debe ser imperativo e impositivo el que le digamos a los creyentes que antes de tomar la cena hay que ayunar.

MOTIVOS Y FACTORES EQUIVOCADOS EN EL AYUNO
I) El ayuno no es un ejercicio que te lleva a la santidad, la santidad viene como producto de conocer la verdad de Dios y someterse a ella. El caso registrado en Isaías 58 ha sido muy mal interpretado y aplicado. Pasemos a analizar el pasaje para mayor comprensión.

“... ¿Por qué dicen, ayunamos, y no hiciste caso; humillamos nuestra alma, y no te distes por entendido? He aquí que en el día de vuestro ayuno buscáis vuestro propio gusto, y oprimís a todos vuestros trabajadores.

He aquí que para contiendas y debates ayunáis y para herir con el puño inicuamente; no ayunéis como hoy, para que vuestra voz sea oída en los altos.

¿Es tal el ayuno que yo escogí, que de día aflija el hombre su alma, que incline su cabeza como junco, y haga cama de silicio y de ceniza? ¿Llamaréis esto ayuno y día agradable a Jehová?

¿No es más bien el ayuno que yo escogí, desatar las ligaduras de impiedad, soltar las cargas de opresión, y dejar ir libre a los quebrantados, y que rompáis todo yugo?

¿No es que partas tu pan con el hambriento, y a los pobres errantes albergues en casa; que cuando veas al desnudo, lo cubras, y no te escondas de tu hermano?”.

Si analizamos bien el pasaje el término “ligaduras de impiedad” no es aplicable a las pasiones pecaminosas procedentes del alma que mantienen atado al hombre y que solo es librado de ellas a través del ayuno como forma o práctica para castigar al cuerpo. Aplicarlo de esa manera es descontextualizar el pasaje por completo y sacarlo de su verdadero sentido.

El término compuesto con el verbo “desatar ligaduras de impiedad” tiene que ver con:

El comportamiento correcto con aquellos a quienes venimos tratando malamente con ataduras que hemos impuesto injustamente, encarcelando por deudas a quienes no tiene con qué pagar.

Que se deje de humillar a la gente por la posición y el estatus que tenemos.

Que sea libre el esclavo que es retenido por las fuerzas por más tiempo que el de su esclavitud, y se rompa así todo yugo.

Que no solo han de ser sueltos los que son oprimidos injustamente bajo cualquier yugo, sino que debe quebrantarse el yugo mismo para que no vuelva a oprimir.

Dejando de hacer estas cosas dejaremos de tener a un pueblo atado y ligado por nuestro comportamiento impío. Esto indica: “desatar ligaduras de impiedad”

Nota: El término “desatar ligaduras de impiedad” no es aplicable a los resultados que se consiguen con el ayuno como medio de castigar al cuerpo para depurarlo de toda iniquidad o pecado para alcanzar la santidad, aplicarlo de esta manera es entrar en el mundo del masoquismo.

Factores y motivos equivocados que conducen al ayuno

I) Nunca se debe ayunar para alcanzar el favor de Dios. El ayuno no es un ejercicio que se usa como indulgencia o pago para alcanzar los beneficios de su gracia, quien tal haga está sobornando en un sentido a Dios y a su vez está cayendo en el terreno de la herejía y la apostasía. Nadie puede añadir un precio o sacrificio sobre el que Jesús pagó.

En cuanto a salvación y todo lo que ésta implica, ya se pagó un precio una vez y para siempre, ningún sacrificio humano incluyendo el ayuno puede sobrepasar al que Jesús presentó al Padre, presentarle a Dios ayuno como sacrificio para alcanzar su favor es tratar de ocupar el lugar que ya Jesús cubrió. Ayunar para alcanzar la gracia de Dios es caer en desgracia y esto es aborrecido por Dios (Lucas 18:12).

II) El ayuno no se debe usar como instinto de espiritualidad. El ayunar no es lo que determina la espiritualidad de un hombre, el nivel espiritual de individuo lo determina el fruto del Espíritu manifestado en él. Puedes ayunar todos los días del año pero si en ti no se deja ver el fruto del Espíritu serás el mismo carnal de siempre. Quítese la idea de que somos más espirituales que otros porque ayunamos más que ellos, el simple hecho de pensar de esa manera es una muestra de carnalidad.

III) El ayuno no se debe usar con el fin de presionar a Dios para alcanzar un objetivo, el hacer tal cosa es entrar en huelga de hambre.

Se conoce de un caso de una mujer que le dijo a Dios “hasta que tu no me respondas no abandonaré este ayuno”. Esto es tratar de torcerle el brazo a Dios, lo duro del caso es que a esta mujer la sacaron en un estado clínicamente crítico hasta el punto que perdió la vida. y sobre este caso se han dado cientos de ellos, que por causa de someterse a la abstención de alimento como supuesto ejercicio espiritual muchos quedaron atrofiados en su salud.

Es doloroso ver hasta donde la ignorancia puede conducir a una persona. No uses el ayuno para presionar o manipular a Dios, Él no acepta cohechos.

IV) Si ayunas no hagas alarde de esto, el principio es que nadie se de cuenta que lo hiciste. Jesús en Mateo 6: 16.18, haciendo referencia al ayuno descrito en la Ley Mosaica en relación con el día de la expiación, y a cuyas prácticas los fariseos agregaron dos días, dijo:

“Cuando ayunéis, no seáis austero, como los hipócritas; porque ellos demudan sus rostros para mostrar a los hombres que ayunan; de cierto os digo que ya tienen su recompensa. Pero cuando tú ayunes, unge tu cabeza y lava tu rostro, para no mostrar a los hombres que ayunas, si no a tu Padre que está en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público”.

En esta ocasión Jesús no está haciendo correcciones al ayuno que se hacía en el día de la expiación que se practicaba una vez al año. Este ayuno era notorio en toda la nación ya que era un ritual entre ellos.

Jesús critica la actitud de los fariseos que para congraciarse declararon en lo personal ayunar dos días a la semana (lunes y jueves) de estos dos días ellos hacían alarde, Jesús les dijo: Si ustedes dispusieron en su corazón declarar estos días de ayuno para Dios, háganlo personal ya que esto no está descrito en la ley.

El principio se debe guardar en nuestros tiempos, si en lo personal quieres hacer ayuno para Dios, hazlo pero que nadie se de cuenta, cuida el motivo, por qué lo haces, para qué lo haces, y para quien lo haces.

En conclusión al tema del ayuno, Dios le da más importancia a la oración que al ayuno. Hechos 10:30.31 registra el caso de Cornelio el Centurión que hacía oraciones ante Dios y daba muchas limosnas y en medio de sus devociones ayunaba. Mientras él estaba orando y ayunando se le presentó un varón con vestiduras resplandecientes y le dijo: “Cornelio, tu oración ha sido oída y tus limosnas han sido recordadas delante de Dios”.

Mi pregunta es: ¿Por qué Dios no le dio al ayuno el reconocimiento y el valor que tuvo con la oración y la limosna de Cornelio? ¿No se hacían las tres en conjunto? Aquí hay verdades implícitas que muchos no quieren aceptar, según el pasaje, para Dios cuentan más tus oraciones y tus ofrendas ya que es algo imperativo, mientras que el ayuno no forma parte en la dispensación de la gracia como mandamiento de Dios, ni siquiera los apóstoles en las epístolas escribieron ni hicieron mención del ayuno como mandamiento. Mi objetivo no es quitarle el ayuno a la Iglesia, sino ubicarlos en la verdad para que cuando lo hagan no desagraden a Dios en la forma como lo hacen. /// Bendiciones///

Nota: Les sugiero a mis discípulos que lo compartan, no le ponga simplemente me gustò, compartalo con sus seguidores en el Facebook.

https://www.youtube.com/watch?v=of5zb4sOLQc&feature=youtu.be

E-mail: meejesussoberano77@hotmail.com / josebriceno77@hotmail / josebricenoa77@gmail.com
Busca los estudios en videos del Maestro: José N. Briceño A. por YOU TUBE
Conéctate por FACEBOOK / http://maestrojosebriceno.blogspot.com/
Telf. 0416-8607602/ 0414.650.99.92/ 0261.7373387.
Venezuela-MaracaiboNuvipa Estado Zulia
Será de gran bendición para los que asistan. Se presentaran principios de Reino que nos llevaran a grandes escalas.///Bendiciones///


jueves, 16 de enero de 2014


TRES TÓPICOS VOY A TRATAR EN ESTA OPORTUNIDAD, QUE SON: 

1º) LA AUTORIDAD Y EL PODER DEL NOMBRE DE JESÚS- 
2º) SUPUESTAS POSESIONES DE DEMONIOS EN LOS CRISTIANOS- 
3º) Y LAS SUPUESTAS MALDICIONES GENERACIONALES. 


LA AUTORIDAD Y PODER DEL NOMBRE DE JESÚS. 

¿En qué radica la Autoridad  y el poder del Nombre de Jesús?

Para dar una respuesta acertada debemos hacer una semántica de los términos que se utilizan para referirse al nombre.

El término griego “Onoma” tiene dos significados y dos aplicaciones:

1º) Se utiliza en general del nombre con el que se nombra o se le hace el llamado a una persona, o para identificar a objetos y cosa.

Ejemplos: Marcos 3:16.17; 14:32. Lucas 1:5.

2º) En su otro significado, el nombre representa el título y la dignidad de una persona.

En el caso de Jesús, la autoridad del nombre no está en expresar las siglas “Jesús”, llames como lo llames, y expreses como lo expreses, sino se te ha sido iluminado la posesión y posición que Jesús obtuvo por su muerte y resurrección, el cómo expreses el término Jesús, no te sirve de nada; sea que digas: Yeshua- chices- Chucho- Isoús- Joshua- Gesú- Lezuz- Lisus- Yesú- Jesus- Reitero como lo digas en sus diferentes idiomas de nada te sirve. 

Debemos estar persuadidos de esta verdad, que El poder del nombre está en la posición y posesión que este hombre llamado Jesús obtuvo por su obediencia y su estado de humillación. 

Aplicado a nosotros como creyentes, el poder del nombre está en que se nos pueda revelar y podamos entender y aceptar: la autoridad, el carácter, el rango, la majestad, el poder, la excelencia la posición y posesión que Jesús adquirió por causa de su exaltación por haberse humillado (Filipenses 2:9), y que fueron transferidas al creyente por el pacto de sangre.

Si como creyente no conozco los incidentes que se dieron en la cruz por el misterio del cambio, tales como: Redención, remisión, y propiciación; y que tales incidentes trajeron como resultado la regeneración, que de ella emanó la justicia y la vida de Dios a mi llevándome a ser su hijo, y por causa de dicha relación pase a ser coheredero, y por la heredad se me fueron transferido por pacto de sangre toda la autoridad, el carácter, el rango, la majestad, el poder, la excelencia la posición y posesión, de más está el pronunciar el nombre de Jesús dígalo como lo digas, en el idioma que quieras. 

En el libro de los Hechos, tenemos un ejemplo acerca de la autoridad del nombre de Jesús. Es el caso de unos exorcistas que trataron de tomar la autoridad del nombre de Jesús sin ser constituidos, ni regenerados, no eran hijos de Dios, no eran herederos de los beneficios del nuevo pacto. Los exorcistas conjuraron a los demonios en el nombre del Jesús que profesa Pablo, los demonios dijeron “a Jesús conocemos y sabemos quién es Pablo, pero quiénes son ustedes”. (Hechos 19:13.16).

Si analizamos bien el texto, los demonios lo que quisieron decir fue: “Conocemos la posición y posesión que Jesús y Pablo tienen y a quien representan, pero ¿quiénes son ustedes?”, en otras palabras “¿quién los llamó y constituyó para ejercer autoridad en el nombre de Jesús. 

Por causa de ellos no haber sido regenerados, constituidos, ni herederos de los beneficios del nuevo pacto; no podían ni debían ejercer autoridad; ignoraron los derechos y los deberes de la autoridad en relación al nombre. Esto les trajo graves resultados: salieron desnudos, lo que equivale a un despojo, heridos, totalmente derrotados. Mi consejo como maestro es: No trates de ejercer autoridad en el nombre de Jesús sino se te ha iluminado las verdades y propiedades del nombre.

Cuando Jesús dijo: “Todo lo que pidieres en mi nombre”, lo que quiso decir fue: “Todo lo que pidieres en mi autoridad, rango, majestad, poder, excelencia, posición y posesión, yo te lo daré, porque me llevas a mí como representante legal” (Juan 14:13; 15:16; 16:23).

Y al mencionar: “En mi nombre echarán fuera demonios…”, lo que quiso decir fue: bajo mi autoridad, rango, majestad, poder, excelencia, posición y posesión; que les ha sido transferido, por causa del pacto de sangre, echarán fuera demonios.

El pasaje citado en Filipenses 2:9.11 en una forma parafraseada lo que quiere decir es lo siguiente: “Y le dio un nombre (autoridad, rango, majestad, poder, excelencia, posición y posesión que todo esto indica un señorío), que es sobre todo nombre (autoridad, rango, majestad, poder, excelencia, señorío), para que en el nombre que se le dio a Jesús, (es decir, para que en la autoridad, rango, majestad, poder, excelencia, señorío), se doble toda rodilla… Y toda lengua confiese que Jesucristo es el SEÑOR - del griego (“Kirios”) - para la gloria de Dios Padre”.

Nota: Haciendo una síntesis del desarrollo, el nombre al cual se refiere Filipenses es al Señorío que Jesús recibió, que indica su posición y posesión.

Cabe resaltar, que la médula o la realidad central de toda esta verdades que acabo de presentar en relación a la nombre, está en que como heredero de los beneficios del Reino de Dios, camine en los principios de dicho Reino. De nada me sirve el que adquiera todo el conocimiento en relación a los incidentes que se dieron en la cruz por el misterio del cambio que son: Redención-remisión- propiciación; el que sea heredero de los beneficios de la regeneración, sino camino en una vida de sumisión, sujeción, obediencia; que es relativo a una vida de santidad total. La vida de lealtad ante Dios es un principio inalterable para operar en las dimensiones del Reino apropiándome del nombre de Jesús. Reitero: Diga como lo diga, y exprese como exprese el nombre, aun en diferentes idiomas, si la lealtad y el honor hacia Dios no están por delante de nada nos sirve el pronunciar el nombre. 

SUPUESTA POSESIONES DE DEMONIOS EN LOS CRISTIANOS.


En ninguna parte las Escrituras afirman que un cristiano nacido de nuevo, que es propiedad de Dios y templo del Espíritu Santo, puede ser posesionado por demonios. El caso que Jesús presenta en Mateo 12:43.45, cuando hace referencia al espíritu inmundo, no se refiere al creyente, ya que la Iglesia no existía cuando ocurrió ese evento. 

En este pasaje de las Escrituras, Jesús se está refiriendo al estado postrero de inmundicia en el que caería la Nación de Israel a causa de la ausencia de su Ministerio. ¿Cómo lo sabemos? Al terminar Jesús la narración del espíritu inmundo que sale del hombre y vuelve, expresa “…Así también acontecerá a esta mala generación”.

La Biblia dice que nosotros como creyentes somos templo, habitación, casa de Dios y morada del Espíritu Santo. Decir que un demonio puede posesionar a un creyente, es estar en total contraste con los valores y las propiedades que tienen y encierran los términos “Morada” y “Templo” desde un punto de vista etimológico. Pasemos a definir cada uno de ellos para una mayor comprensión del asunto:

Morada: Viene del verbo “Oikeo”, derivado de “Oikos” que indica casa o habitación. 

El término “Oikeo” que Pablo utilizó para referirse al Espíritu Santo como el morador, tiene que ver no sólo con el que habita, sino con el dueño o propietario de la morada. Esto hace entender desde el punto de vista etimológico, que el Espíritu Santo no sólo vino a morar en el creyente, sino que es Dueño y Señor absoluto de la morada (1ª Corintios 3:16. Efesios 2:22. Santiago 4:5).

Templo: Esta palabra se deriva del griego “Naos” y fue utilizado en el Antiguo Testamento para hacer referencia al Lugar Santísimo, el Santuario donde se encontraba el Arca del Pacto (Levítico 16:15.16).

Pablo hace uso de este término, para hacer referencia de nosotros como templo, casa de Dios y morada del Espíritu Santo (1ª Corintios 3:16. 2ª Corintios 6:16. Efesios 2:21.22. Santiago 4:5). 

Si un demonio mora o posesiona a un creyente, tal acción se catalogaría como un tipo de profanación. Pablo, en 2ª Corintios 6:16.18, dice: 
“… ¿y qué acuerdo hay entre el templo de Dios y los ídolos?, porque vosotros sois el templo del Dios viviente,…”

Si retrocedemos unos versículos, específicamente al 14 y 15 del capítulo referido anteriormente, hallaremos un principio en el que se da un contraste total, el verso dice: “… ¿y qué comunión hay entre la luz y las tinieblas?”.

Nunca podrá haber tinieblas donde hay luz; las tinieblas no prevalecerán ante la luz (Juan 1:5). 

El verso siguiente dice: “… ¿y qué concordia Cristo con Belial?”.
El término “Concordia” viene del griego “Symphonesis”, de donde se deriva el castellano “sinfonía”, “sinfónico” que indica armonía, al unísono, en total tonalidad.

La “Symphonesis” tiene que ver con el acuerdo, con concertar, convenir, con lo común. Jamás estas características se podrán dar entre Cristo, como representante del Reino de la Luz, y Belial (Satanás), como representante del reino de las tinieblas.

Según lo que hemos analizado, un creyente jamás podrá ser posesionado por un demonio; puede ser influenciado, pero no posesionado. 

Debemos aclarar que una influencia puede presentar rasgos como una posesión, y es allí donde está el engaño y la confusión de Satanás. Fácilmente una persona puede vomitar, expresar palabras, hacer ciertos gestos y no estar posesionada, sino influenciada. 

La diferencia entre una posesión e influencia, es que en la posesión la persona pierde el conocimiento, en la influencia no.
El caso presentado en Mateo 16:23 y Marcos 8:33 que narra el episodio en el cual Jesús le dijo a Pedro: “Quítate delante de mí, Satanás; me eres tropiezo”, está muy aislado de la realidad de la Iglesia y tampoco se ajusta a ella.

El término Satanás etimológicamente significa adversario, alguien que lleva la contraria. Éste pudo haber sido el sentido que Jesús le dio al momento, no indicando que Satanás entró en Pedro, sino que Pedro se movió en una característica de Satanás, tratando de llevarle la contraria. En un supuesto que sea lo contrario y Satanás sí entró en Pedro, él no había nacido de nuevo, ni había sido redimido de pecado, ni era templo del Espíritu Santo.

En conclusión, debemos descartar por completo la posesión de demonios entre los cristianos.

MALDICIONES ANCESTRALES O GENERACIONALES. 

La enseñanza principal de la doctrina que se denomina maldiciones ancestrales, está en que las cosas malas que nos suceden son consecuencia de los pecados de nuestros antepasados; una lista de cosas adversas se debe a maldiciones que nos llegaron simplemente por haber venido de una familia cuyo árbol genealógico fue infectado por la iniquidad. Según esta enseñanza, el árbol familiar de cualquier persona puede ser maldecido por el pecado de uno de sus miembros, es decir, alguien en un árbol familiar comienza la maldición por medio de la desobediencia.

La clave principal de esta doctrina se encuentra centrada en la palabra “Iniquidad”. Según ellos, este término es una referencia a pecados graves y enraizados que atan a las personas aún después de convertirse. Estas iniquidades son identificadas como ataduras heredades de los antepasados. Lo que más me llama la atención es que los cristianos después de ser convertidos y lavados por la sangre de Cristo son expuestos a dichas maldiciones y que para salir de ellas le es necesario pasar por una sesión, para renunciar a dichas iniquidades.

El principal método de limpieza en contra de las maldiciones generacionales es la de descubrir y quebrantar por medio de la repetición de oraciones.

En segundo lugar, para que la diagnosis sea descubierta se debe acudir única y exclusivamente a alguien que tenga un ministerio de liberación. Son los únicos -según ellos- que te pueden evaluar, nadie más lo puede hacer, ya que esto es como una especie de especialidad.

En tercer lugar, es necesario que la persona que va a ser tratada deba traer un antecedente de iniquidades cometidas por sus ancestros. Mi pregunta sería: ¿Qué pasaría si la persona fue adoptada y no conoce su familia natural, Vivirá todo el tiempo con esas maldiciones?

Otro de los graves errores de esta doctrina y de los que la enseñan, es que los pasajes que utilizan son totalmente tergiversados y sacados del contexto. Por ejemplo: Éxodo 20:5; 34:7.

Éxodo 20:5: “No te inclinarás a ellas ni las honraras; porque yo soy Jehová tu Dios, fuerte celoso, que visito la maldad de los padres sobre los hijos, hasta la tercera y cuarta generación de los que me aborrecen”.

Éxodo 34:7: “…Que visita la iniquidad de los padres sobre los hijos y sobre los hijos de los hijos, hasta la tercera y cuarta generación”.

Lo primero que debemos tener claro es que el término en hebreo que se utilizó en Éxodo 20:5, para referirse a la maldad, es el mismo que se usó en Éxodo 34:7 para hacer referencia a la iniquidad.

Lo segundo es que visitar la maldad o la iniquidad significa que el castigo severo de parte de Dios pasaría de generación en generación por causa del pecado transferido a las generaciones, y que por causa del pecado transferido por un patrón de conducta los tales aborrecen a Dios. Es decir, la visita de Dios viene sobre los que continuaban apartados de Él. Cuando alguien se arrepentía y renunciaba al pecado o iniquidad, al no seguir los pasos de sus antepasados, entonces la bendición de Dios estaba disponible “…Hasta mil generaciones” (Éxodo 20:6). 

Según lo que hemos analizado dichas iniquidades es un problema de conducta que se aprende y no es algo genético que se hereda; la conducta externa de los padres tiene influencia sobre los hijos. Sin duda, el ejemplo bueno o malo de los padres afecta a los hijos; pero eso está muy lejos de decir que los pecados e iniquidades son heredados o traspasados por una vía genética o reproductiva; lo que sí es transferible desde el punto de vista genético son las enfermedades, lo cual ha sido demostrado por la ciencia, pero esa es una maldición que se quebrantó en la cruz, por causa del pacto de sangre; yo no soy heredero de mamá y papá, yo soy heredero de Dios y coheredero en Cristo Jesús, y la sanidad es una herencia de la cual puedo disfrutar. Según el Profeta Isaías ya Dios en Cristo mediante el Espíritu Santo se llevo mis iniquidades. “…por su conocimiento justificará mi siervo justo a muchos, y llevará las iniquidades de ellos”. (Isaías 53:11).
Si Jesús llevó mis pecados y mis iniquidades, entonces ¿a qué tengo que renunciar? ¿Podrá un hombre complementar lo que Jesús hizo por completo en la cruz?

Por otra parte hay que entender que por causa del nuevo pacto que se dio en Jesús, los hijos quedaron libres de las consecuencias que pudieran venir por causa de la desobediencia de los padres, de esta forma lo revela el Profeta Jeremías.

He aquí, vienen días—declara el SEÑOR—en que sembraré la casa de Israel y la casa de Judá de simiente de hombre y de simiente de animal. Y como velé sobre ellos para arrancar y para derribar, para derrocar, para destruir y para traer calamidad, así velaré sobre ellos para edificar y para plantar declara el SEÑOR. En aquellos días no dirán más: “Los padres comieron uvas agrias, y los dientes de los hijos tienen dentera”, sino que cada cual por su propia iniquidad morirá; los dientes de todo hombre que coma uvas agrias tendrán dentera. Jeremías 31:27.30.

En conclusión, la Biblia y muy específicamente en todo el Nuevo Testamento, no nos ofrece indicativo alguno -ni por ejemplo, ni por orden, ni por advertencia, ni por implicación- de que los cristianos nacidos de nuevo han estado están o estarán alguna vez bajo el poder de alguna maldición. Por lo tanto, se debe rechazar tal idea y doctrina, y considerarla como falsa, los Apóstoles que fueron seguidores de la doctrina de Cristo estuvieron en sus enseñanzas en total contraste con dicha doctrina. Pablo, en Colosenses dice: “Con gozo dando gracias al Padre que nos hizo aptos para participar de la herencia de los santos en luz; el cual nos ha librado de la potestad de las tinieblas, y trasladado al reino de su amado Hijo, en quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados”. Colosenses 1:12.14.

NOTA: Anexo un link para que te conectes con You Tube y veas el Video del estudio que tiene relación con el escrito. Favor comparte con todo el que puedas este estudio, de nada haces con afirmar que te gustó, sino lo compartes. ///Bendiciones///



https://www.youtube.com/watch?v=uhVPIOR7ywU&feature=youtu.be



E-mail: meejesussoberano77@hotmail.com / josebriceno77@hotmail / 

josebricenoa77@gmail.com
Busca los estudios en videos del Maestro: José N. Briceño A. por YOU TUBE
Conéctate por FACEBOOK / http://maestrojosebriceno.blogspot.com/
Telf. 0416-8607602/ 0414.650.99.92/ 0261.7373387.
Venezuela-Maracaibo-Zulia

martes, 14 de enero de 2014


PACTOS COMO INDULGENCIAS.

ESTE MENSAJE ESCRITO EN RELACIÓN A LOS PACTOS, ES LO QUE SE CONOCE COMO VERDADES INCONVENIENTES, VERDADES QUE A LOS QUE ESTÁN DESVALIJANDO AL PUEBLO DE SU DINERO A FUERZA DE PACTOS, NO LES CONVIENE NI ESCUCHAR NI LEER, PORQUE SERÁN CONFRONTADOS CON LA VERDAD, Y POR CAUSA DE ESA CONFRONTACIÓN HAY MUCHO VALORES QUE TIENEN QUE DEJAR. PARA ELLOS ES MEJOR HACERSE DE LA VISTA GORDA EN EL ASUNTO. PERO CUENTAS LE TENDRÁN QUE DAR A DIOS EN EL TRIBUNAL, ÉL NO PUEDE SER BURLADO. LEAN ESTE MENSAJE Y COMPÁRTELO.

Las indulgencias: Esta enseñanza emergió de la disciplina o de penitencia que se hacían como pagos por culpas de los pecados cometidos; se hacía distinción entre la culpa y el pecado. El castigo temporal se requería para una completa absolución de la culpa entendiendo que el pecado era perdonado por Dios mediante Jesús, pero de la culpa se libraba por castigo temporal denominado “penitencia”. 

Esto está en contra de la verdad bíblica cuando registra: “Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús. Porque la ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús me ha librado de la ley del pecado y de la muerte”. (Romanos 8:1.3)

>Las indulgencia llegaron a un estado de exageración tal, que se daban por escrito como un documento que te calificaba absuelto de la condenación del infierno estando en vida; era tanta la exageración que a causas de ellas podía librar a un familiar difunto del conocido “purgatorio”. Tales cosas están en contra de la verdad de Dios cuando las Sagradas Escrituras expresan: 

“Fue, pues, necesario que las figuras de las cosas celestiales fuesen purificadas así; pero las cosas celestiales mismas, con mejores sacrificios que éstos. Porque no entró Cristo en el santuario hecho de mano, figura del verdadero, sino en el cielo mismo para presentarse ahora por nosotros ante Dios; y no para ofrecerse muchas veces, como entra el sumo sacerdote en el Lugar Santísimo cada año con sangre ajena. De otra manera le hubiera sido necesario padecer muchas veces desde el principio del mundo; pero ahora, en la consumación de los siglos, se presentó una vez para siempre por el sacrificio de sí mismo para quitar de en medio el pecado. Y de la manera que está establecido para los hombres que mueran una sola vez, y después de esto el juicio, así también Cristo fue ofrecido una sola vez para llevar los pecados de muchos; y aparecerá por segunda vez, sin relación con el pecado, para salvar a los que le esperan”. (Hebreos 9:23.28)

En nuestra época, se está cayendo en el terreno de indulgencias con diferentes prácticas. Pasemos a dar ejemplo del caso:

>Pactos como indulgencias: Las Escrituras afirman que Dios es un Dios de pacto, pero Él es el que hace pacto con los hombres, el hombre no está en un nivel para hacer pacto con Dios, el hombre puede hacerle una proposición o voto a Dios y Él es quien decide si dicha proposición o voto pasa hacer un pacto entre Él y la persona que hizo la proposición o el voto. Los hombres pactan con sus dioses es en el paganismo, satanismo, politeísmo e idolatría (Jueces 8:33). 

Según los principios Bíblicos, los hombres pueden proponerle a Dios algo pero es Él el que decide si dicha proposición en acto de voto pasa hacer un pacto. Esto fue lo que hizo Jacob ante Dios: propuso en su corazón entregar el diez por ciento de sus bienes, y Dios tomó dicha proposición y la estableció como pacto entre Él y Jacob. Pero se debe tomar en cuenta que dicha proposición, denominada “voto”, la hizo Jacob teniendo como fundamento una palabra que recibió de Dios en sueño, pero Jacob no se inventó un pacto y con el compro el favor de Dios; el favor de Dios ya estaba anticipado y Jacob en agradecimiento levanto un altar, adoró e hizo un compromiso en su proposición en agradecimiento ante Dios. 

“E hizo Jacob voto, diciendo: Si fuere Dios conmigo, y me guardare en este viaje en que voy, y me diere pan para comer y vestido para vestir, y si volviere en paz a casa de mi padre, Jehová será mi Dios. Y esta piedra que he puesto por señal, será casa de Dios; y de todo lo que me dieres, el diezmo apartaré para ti”. (Génesis 28:20.22)

Hacer pactos con Dios, tratando de comprar el favor de Él, es un tipo de soborno y, a su vez, es negar la eficacia de la gracia que se dio mediante la justicia que recibiste por fe en el sacrificio de Jesús. Nuestras bendiciones, desde el punto posesional, están adjudicadas a la capacidad que tengas para recibirlas. Dios conoce la medida de capacidad que tienes para recibir tu herencia, tu legado; de modo que si no hay capacidad, por mucho que pactes ante Él, de Dios no vas a recibir nada por tu inmadurez e incapacidad aunque seas heredero de las cosas. Pablo dejo plasmado en una de sus cartas que el heredero cuando es niño es igual al esclavo, tienen un denominador común en relación a la herencia: uno no hereda porque es esclavo, y el otro por ser niño (inmaduro, inexperto, subdesarrollado) aunque es dueño de todo. 

Los pactos se han convertido en un tipo de indulgencia que te da el derecho a recibir de Dios las cosas aunque no haya capacidad para recibir lo que demandaste en el pacto que hiciste. Tratar de comprar el favor de Dios o lo relacionado a Él es aborrecido por Dios, hasta el punto que te puede llevar a vivir lejos del favor de Él. Esto fue lo que quiso hacer Simón el mago trató de comprar el don del Espíritu, acto que fue aborrecido por el apóstol Pedro, y sin lugar a dudas también lo fue por Dios.

“Cuando los apóstoles que estaban en Jerusalén oyeron que Samaria había recibido la palabra de Dios, enviaron allá a Pedro y a Juan; 15 los cuales, habiendo venido, oraron por ellos para que recibiesen el Espíritu Santo; 16 porque aún no había descendido sobre ninguno de ellos, sino que solamente habían sido bautizados en el nombre de Jesús. 17 Entonces les imponían las manos, y recibían el Espíritu Santo. 18 Cuando vio Simón que por la imposición de las manos de los apóstoles se daba el Espíritu Santo, les ofreció dinero, 19 diciendo: Dadme también a mí este poder, para que cualquiera a quien yo impusiere las manos reciba el Espíritu Santo. 
20 Entonces Pedro le dijo: Tu dinero perezca contigo, porque has pensado que el don de Dios se obtiene con dinero. 21 No tienes tú parte ni suerte en este asunto, porque tu corazón no es recto delante de Dios. 22 Arrepiéntete, pues, de esta tu maldad, y ruega a Dios, si quizá te sea perdonado el pensamiento de tu corazón; 23 porque en hiel de amargura y en prisión de maldad veo que estás. 24 Respondiendo entonces Simón, dijo: Rogad vosotros por mí al Señor, para que nada de esto que habéis dicho venga sobre mí. (Hechos 8:14.24)

Lo que se recibe de Dios en un acto de gracia no se paga ni antes ni después de recibirlo, gracia es un don inmerecido que se dio por misericordia, y lo que se recibe por gracia ni se compra ni se vende. Por querer ser recompensado por los hombres a causa de un favor recibido por Dios, Giezi -el criado de Elíseo- cayó en un terreno de desgracia, él quiso ponerle precio a lo que se recibe por gracia. Este fue un acto aborrecido por el profeta, ya que a Él se le ofreció un pago por el milagro y él, conociendo la misericordia de Dios que se manifestó en gracia para con Naamán, descartó dicha posibilidad. 

“Y volvió al varón de Dios, él (Naamán) y toda su compañía, y se puso delante de él (Elíseo), y dijo: He aquí ahora conozco que no hay Dios en toda la tierra, sino en Israel. Te ruego que recibas algún presente de tu siervo. 16 Mas él dijo: Vive Jehová, en cuya presencia estoy, que no lo aceptaré. Y le instaba que aceptara alguna cosa, pero él no quiso…” (2º Reyes 5:15:17)

“…Entonces Giezi, criado de Elíseo el varón de Dios, dijo entre sí: He aquí mi señor estorbó a este sirio Naamán, no tomando de su mano las cosas que había traído. Vive Jehová, que correré yo tras él y tomaré de él alguna cosa. 21 Y siguió Giezi a Naamán; y cuando vio Naamán que venía corriendo tras él, se bajó del carro para recibirle, y dijo: ¿Va todo bien? 22 Y él dijo: Bien. Mi señor me envía a decirte: He aquí vinieron a mí en esta hora del monte de Efraín dos jóvenes de los hijos de los profetas; te ruego que les des un talento de plata, y dos vestidos nuevos. 23 Dijo Naamán: Te ruego que tomes dos talentos. Y le insistió, y ató dos talentos de plata en dos bolsas, y dos vestidos nuevos, y lo puso todo a cuestas a dos de sus criados para que lo llevasen delante de él. 24 Y así que llegó a un lugar secreto, él lo tomó de mano de ellos, y lo guardó en la casa; luego mandó a los hombres que se fuesen. 25 Y él entró, y se puso delante de su señor. Y Elíseo le dijo: ¿De dónde vienes, Giezi? Y él dijo: Tu siervo no ha ido a ninguna parte. 26 El entonces le dijo: ¿No estaba también allí mi corazón, cuando el hombre volvió de su carro a recibirte? ¿Es tiempo de tomar plata, y de tomar vestidos, olivares, viñas, ovejas, bueyes, siervos y siervas? 27 Por tanto, la lepra de Naamán se te pegará a ti y a tu descendencia para siempre. Y salió de delante de él leproso, blanco como la nieve”. (2º Reyes 5:20.27)

Si recibir las bendiciones de Dios en el aspecto posicional fuera cuestión de pacto, violaríamos el principio que está en la Palabra que dice que lo mucho que vas a recibir de Dios, se debe a lo fiel que fuiste en lo poco. Por lo consiguiente, no son los pactos o lo que pactes con Dios, lo que determina que seas bendecido posicionalmente, es la fidelidad o lo fiel que hayas sido ante Dios, y en adición a esto es determinante el motivo correcto de tu corazón.

Lo otro que hay que tomar en cuenta es que el que pacta pone condiciones al sujeto con quien se hace el pacto, condiciones que se deben cumplir al pactante para que el pacto quede ratificado y se pueda recibir así las promesas del pacto. Si soy yo, como persona, el que pacta con Dios, sería yo quien tendría que ponerle a Dios las condiciones que Él tendría que cumplir para que a su vez Él me bendijera. Todo esto es contra producente, porque el menor no pacta con el mayor, es Dios quien pacta.

Lo otro que hay que tomar en cuenta es lo dicho por el apóstol Pablo cuando dijo que nunca demos por necesidad, porque Dios bendice al dador alegre. Si al pactar lo hago con el fin de alcanzar el favor de Dios para que mis necesidades sean resueltas, se quebrantaría este principio que presentó el Apóstol. 

“Pero esto digo: El que siembra escasamente, también segará escasamente; y el que siembra generosamente, generosamente también segará. 7 Cada uno dé como propuso en su corazón: no con tristeza, ni por necesidad, porque Dios ama al dador alegre”. (2ª Corintios 9:6.7)

La justicia y los beneficios de ella se dan por pura gracia y no por obras. Mi bendición posicional no depende de lo que haga, aunque mi posesión está adjudicada al motivo correcto del corazón producto de la formación que he tenido en el conocimiento de la Palabra. Que la bendición llegue no es cuestión de pactos, sino de la formación de un carácter.

El acto de hacer pactos con Dios se deriva de algunos pasajes que en nuestras traducciones se transcribieron en una forma incorrecta, y es el caso del Salmo 50:5 y Esdras 10:3. Pasemos analizar.

“Mientras oraba Esdras y hacía confesión, llorando y postrándose delante de la casa de Dios, se juntó a él una muy grande multitud de Israel, hombres, mujeres y niños; y lloraba el pueblo amargamente. 2 Entonces respondió Secanías hijo de Jehiel, de los hijos de Elam, y dijo a Esdras: Nosotros hemos pecado contra nuestro Dios, pues tomamos mujeres extranjeras de los pueblos de la tierra; mas a pesar de esto, aún hay esperanza para Israel. 3 Ahora, pues, hagamos pacto con nuestro Dios, que despediremos a todas las mujeres y los nacidos de ellas, según el consejo de mi señor y de los que temen el mandamiento de nuestro Dios; y hágase conforme a la ley…”. (Esdras 10:1.3)

En el caso que está registrado en Esdras, el texto en su original dice: “Ahora pues volvamos a los pactos de nuestro Dios” de no tomar mujeres extranjeras como nos los dijo en su pactos dándonos mandamientos. Este pacto que violó Israel como pueblo, de lo cual hace mención el libro de Esdras, está registrado en Deuteronomio 7:1.9. Leamos y analicemos el pasaje.

“Cuando Jehová tu Dios te haya introducido en la tierra en la cual entrarás para tomarla, y haya echado de delante de ti a muchas naciones, al heteo, al gergeseo, al amorreo, al cananeo, al ferezeo, al heveo y al jebuseo, siete naciones mayores y más poderosas que tú, 2 y Jehová tu Dios las haya entregado delante de ti, y las hayas derrotado, las destruirás del todo; no harás con ellas alianza, ni tendrás de ellas misericordia. 3Y no emparentarás con ellas; no darás tu hija a su hijo, ni tomarás a su hija para tu hijo…Conoce, pues, que Jehová tu Dios es Dios, Dios fiel, que guarda el pacto y la misericordia a los que le aman y guardan sus mandamientos, hasta mil generaciones;…”

En el caso del Salmo 50:5 que dice: “Los que hicieron conmigo pacto con sacrificio…” 

En el caso escrito en este Salmo se le da el mismo sentido, pero en el aspecto positivo de lo que está escrito en Esdras. Lo que registra el Salmo en su original es: “Los que cumplieron mis pactos en medio del sacrificio”

Es lamentable y penado ver como se están usando los medios de comunicación tanto la radio y la televisión para entrar en este terreno (en los pactos) y atracar a los creyentes a biblia armada. Aun en nuestros congresos se presta la ocasión para que gentes desubicadas de la verdad caigan en estas prácticas, aprovechándose en algunos casos de la ignorancia de un pueblo.

Por otra parte, hay quienes se denominan tierra fértil instando al creyente a sembrar en ellos para que a su tiempo reciban frutos de Dios. La verdad del caso es que no es el terreno quien le dice al sembrador que debe sembrar en el, es el sembrador el que escoge el terreno. Sé que el invertir dinero en un Ministerio que este comprometido con el Reino de Dios y que esté afectando el reino de las tinieblas, es un buen terreno para depositar una semilla de generosidad y contribuir con la expansión del Reino, esto será grato ante Dios dependiendo del motivo de mi corazón. No es dar lo que cuenta para Dios, es a quien le doy, por que doy, cuando doy; ni siquiera la cantidad que das mueve a Dios, sino das con generosidad. Pero mi dar debe ser voluntario no bajo manipulación, intimidación, control; ni por imposición. 

En conclusión, nunca trates de vender lo que recibiste por gracias, y no trates de comprar lo que viene por gracia. De en gracia lo que por gracia recibió. Bendiciones, bendiciones, beeeeendiciones. 

E-mail: meejesussoberano77@hotmail.com / josebriceno77@hotmail.com 
Busca los estudios en videos del Maestro: José N. Briceño A. por YOU TUBE
Conéctate por FACEBOOK / http://maestrojosebriceno.blogspot.com/
Telf. 0416-8607602/ 0414.650.99.92/ 0261.7373387. 
Venezuela-Maracaibo-Zulia